Sí…, esto es una verguenza!

Hace poco, escribí un artículo que llevaba por título “Sí…, esto es una dictadura!”, hoy añado otro casi con el mismo título, en el que cambio dictadura por verguenza. Porque es una verguenza ver y comprobar, como se miente descaradamente ante millones de personas que se sabe, la están mirando y escrutando sus intimidades mentales y faciales que nos retrotraen a recientes casos siniestros y dramáticos donde, asesinos o asesinas, mostraban idénticas personalidades psicopáticas ante la verdad de unos hechos que, tarde o temprano, salieron y saldrán a la luz con todas las consecuencias, como se comprobó en el caso del niño “Gabriel”.

Es una verguenza que se palpa en el ambiente, en las conversaciones familiares, del trabajo, en los estudiantes y bares de barrio que afecta a la credibilidad de personas e instituciones que rigen nuestras vidas, que se supone, tienen que ser moral y éticamente ejemplares en el cumplimiento de sus obligaciones, so pena de convertir la democracia incipiente que nos venden, en una dictadura formal con apariencias democráticas, como se demuestra en la “personalidad psicopática” con que se miente y se aplaude a los líderes de unos partidos, que muchos ciudadanos ya los están a comparar con las mafias sicilianas. Sigue leyendo

Anuncios