Eutanasia

En la primavera del 2015, Ruben y Dana por primera vez, visitaron España en unas cortas vacaciones junto nuestra, los consuegros de su hijo Fredy. Ruben, amante de la pesca con caña y aprovechando que estamos a dos pasos del mar, se hizo con los instrumentos necesarios y, a diario, se pasaba horas y horas con ese deporte que tanto entretiene y relaja la vida de las personas. A los pocos días de llegar, ya lucía un moreno intenso que contrastaba con nuestra piel blanca de no poder exponerla a los rayos del sol, por causa de la enfermedad que contrajimos y luego fuimos operados, los dos.

En el siguiente año del 2016, ya vinieron junto nuestra en dos ocasiones. En las conversaciones que mantuvimos, nos expresaron su satisfacción por venir aquí y afirmar que, en el momento que llegaran a la pensión de jubilación, venderían su casa y se vendrían a vivir aquí él y su esposa Dana. Sigue leyendo

Anuncios