Apuntamientos a lo expresado en el escrito: “Teoría de la vida y de la inteligencia”

En el día que escribí eses papeles, reflejo un pensamiento que ya tenía madurado desde hacía tiempo.  La dificultad principal, se encuentra en que uno no vive de escribir, ni del estudio, ni de un trabajo profesional que se relacione con estas cosas; con la filosofía, con la sociología, con las ciencias, con la naturaleza, con la biología o tantas otras materias que son quién de hacer pensar, colaborar, practicar, contrastar, etc., y la maduración de un pensamiento se limita por tanto, al plano teórico que, por una parte, está limpio de influencias, y por la otra, madura en la observación diaria de todo lo que nos rodea en la variedad infinita de tantas culturas, tantos pensamientos, tantos fanatismos, tantos dirigismos elitistas, tanta naturaleza y tanto avance científico que, paso a paso, va haciendo uso de nuevos descubrimientos, nuevas energías, nuevas capacidades y nuevas situaciones, como reflejo de la “evolución” constante y paulatina a la que estamos sometidos, como consecuencia directa del hecho trascendental de ser, ¡inteligentes!.

Escribía yo que:“La persona humana camina al ritmo del desenvolvimiento inteligente”, y: “Las personas, necesitamos de luces inteligentes aportadas por otras personas, que despierten en nosotros, nuevas vías y formas que ayuden a comprender” y específicamente, escribía que: “La vida existe, no hay principio, no hay fin…”, y: “Hay miles, millones, trillones…, de energías desconocidas a la mente e inteligencia que tenemos desenvuelta” , y escribí también como muy importante: “Dentro del mundo cerebral inteligente, se encuentran unas energías…, etc.,”. Sigue leyendo

Anuncios