La muerte en bici, soluciones y perspectivas

En Oliva (Valencia) una joven de 28 años, embriagada y drogada atropella a seis ciclistas Accidente-Campillos-weben la parte contraria a la que circulaba, produciendo la muerte de tres de estos ciclistas y diversas lesiones a los otros tres.

En la carretera que une Sant Josep con Sant Antoni (Ibiza), un joven de 23 años en estado ebrio, atropella por la mañana a dos ciclistas. El resultado, un herido y otro que falleció en el traslado en ambulancia a un centro médico. Dicho joven, no socorrió a los ciclistas y se dio a la fuga, siendo posteriormente detenido por la Guardia Civil.

En Riudoms-Baix Camp (Cataluña), una conductora en estado ebrio, atropella a seis ciclistas con el resultado de uno de los seis en estado muy grave.

Estos tres ejemplos de noticia, se están a dar a cada dos por tres y, viendo la repercusión que tienen estos hechos así como el daño que ocasionan, trataré de aportar mi visión de este problema con la intención de mejorar el uso de la bicicleta y la seguridad de los ciclistas, basándome solo en mis experiencias como usuario de bicicleta durante más de 35 años en los Países Bajos. Sigue leyendo

Anuncios

Eutanasia

En la primavera del 2015, Ruben y Dana por primera vez, visitaron España en unas cortas vacaciones junto nuestra, los consuegros de su hijo Fredy. Ruben, amante de la pesca con caña y aprovechando que estamos a dos pasos del mar, se hizo con los instrumentos necesarios y, a diario, se pasaba horas y horas con ese deporte que tanto entretiene y relaja la vida de las personas. A los pocos días de llegar, ya lucía un moreno intenso que contrastaba con nuestra piel blanca de no poder exponerla a los rayos del sol, por causa de la enfermedad que contrajimos y luego fuimos operados, los dos.

En el siguiente año del 2016, ya vinieron junto nuestra en dos ocasiones. En las conversaciones que mantuvimos, nos expresaron su satisfacción por venir aquí y afirmar que, en el momento que llegaran a la pensión de jubilación, venderían su casa y se vendrían a vivir aquí él y su esposa Dana. Sigue leyendo

“Lloviendo” en familia

Hacía más de un mes, que una de nuestras seis hijas, nos anunció que vendrían junto nuestra, ella y dos de sus hermanas junto con el nieto Luca de 4 años, a pasar tan solo 3 días con nosotros, aprovechando unos precios bajos en el billete de avión Eindhoven-Alicante. Y así fue con la alegría que nos dieron. Lo malo fue, que coincidió esos tres días, con el temporal de nieve, lluvia y oleaje en el mar que hace muchos años no se recordaba en la costa del Mediterraneo, desde Cataluña hasta Almería; lo que, prácticamente, las obligó a estar en la casa familiar hablando, riendo y contando cosas.

Como es natural en toda conversación donde participan cuatro o cinco personas, se entrecruzan distintas opiniones, pareceres, conocimientos y experiencias que, si se dan en respeto, enriquece el conocimiento de todos y disfrutan de la compañía. La climatología ayudaba con rayos y truenos; lluvia y más lluvia viendo las noticias en la televisión y las hijas conectándose a través del watschap y skype con sus respectivos esposos (nuestros yernos) e hijos (nuestros nietos), coincidiendo todo esto, con el clima enrarecido de la corrupción y la disputa política que estamos a vivir todos los días que, a un comentario mio acerca de la situación que aquí se vive, una de ellas, Susana, me contestó: “pues papá…, no pienses que en Holanda todo está bien…” y me expuso lo que sigue: “hace tiempo, denunciaron que en las farmacias iban a cobrar por “informar” de los medicamentos que los médicos recetan. Si unas pastillas, su coste es de 3 euros, la información sería de 10 euros (por poner un ejemplo) y 13 sería el coste a quién osase pedir esa información. Los que la rechazaran desde el principio, (la información) solo pagarían los 3 euros, que era su valor”. Sigue leyendo

El futuro de las iglesias: ¿derribo o uso comercial y social?

 Quizás me adelante un poco en la previsión de futuros posibles pero…, siempre (quiere decir toda mi vida) escuché ese fatalismo hispánico de que “llevamos 40 años de atraso con respecto a Europa” cada vez que toca comentar o tratar temas, que en la península gozan de unos privilegios o tradiciones que en esos países o mundos más “civilizados” no se dan o están mejor regularizados y tratados, señalando y mirando a Europa para ver si “alguien reflexiona”.

Es la paradoja de la “Fiesta del toro” en todas las versiones, que lo asesinan con fórmulas o técnicas que llaman arte, entretenimiento, espectáculo o diversión. Algunas de ellas, rayando en el sadismo, y que en la actualidad está a tener una contestación social que aumenta de día a día, y que pone el maltrato animal en el centro del debate político.

Otro ejemplo que nos diferencia, es el tratamiento de la religión. En el país que estuve a trabajar, las religiones no salen a la calle a expresar la fe de sus seguidores y devotos, no hay procesiones ni gozan del potencial económico, político y mediático que goza la Iglesia Católica en el Estado Español. Sigue leyendo

¿En Holanda se vive bien?

Molinos de HolandaEsta fue la pregunta que nos hizo a mi esposa y a mi, el dueño de la Herbostería a la cual acudimos con frecuencia en busca de uno o dos productos complementarios para la salud luego de una breve conversación y expresar de donde procedíamos en los últimos 35 años de nuestra vida.

Pacientemente, cogí yo la iniciativa a esa pregunta interrogativa dado que, son casi tres años los que llevamos viviendo en nuestro retorno como jubilados, en este Estado, que hoy denominan “Marca España”.  Sí le dije…, pero entienda usted…, lo que aquí vemos en estos tres años, es inconcebible en Holanda. (seguí…,) En ese país, no hay persona mayor de edad que, bajo cualquier condición, no tenga un salario estudiadamente digno. Le puse un primer ejemplo pensando en un caso muy reciente que, precisamente, se trata de una persona holandesa, que se “comió” 12 años entre rejas siendo inocente; y lo ponen en la calle ¡con 33 euros!, como único capital acumulado en esos 12 años. ¿De salario?, ¿de indemnización?, ¿de qué?. Pues bien, le dije a nuestro contertulio: En Holanda, todo preso tiene su paga y, cuando sale de cumplir su condena, sale con unos ahorros que le permiten reiniciar su vida si así lo desea, aparte de la orientación y asesoramien to en cuestiones sociales. Sigue leyendo